coronavirus-banner-300px

Mella, Junio 23. Desde el pasado 18 de junio comenzó en Cuba la primera fase en la recuperación tras la Covid-19, que será asimétrica y dependerá de cómo se comporte la enfermedad en los días venideros.

Al iniciar otra semana es importante que recordemos que en la confianza está el peligro y que aunque en Mella no tuvimos ningún caso positivo debemos seguir cumpliendo cada fase con la calidad necesaria.

Esta nueva normalidad, como se le ha llamado, tiene que mantener algunas de las medidas tomadas en la etapa de enfrentamiento a la enfermedad como el uso del nasobuco y las pesquisas masivas.

Los hospitales, por ahora, seguirán funcionando al 50% de su capacidad y las actividades recreativas que reúnan a muchas personas seguirán suspendidas, así como la participación de nuestros atletas en eventos deportivos internacionales.

La entrada y salida del país sigue siendo regulada pues, por el momento, Cuba no planea abrir sus fronteras, en vista de que la pandemia sigue azotando al mundo y existe un alto riesgo de rebrote.

Ya se ha anunciado que este curso escolar se reanudará en septiembre, a la vez que el venidero debe comenzar en noviembre y las clases de la enseñanza superior, así como las pruebas de ingreso, quedaron pospuestas, por su parte los docentes se reincorporan a los centros estudiantiles para preparar todos los detallas, reanudar en el mes 9 y planificar el curso 2020-2021.

En esta fase se mantendrá el salario total de los empleados que no asistan a su centro de trabajo por disposición sanitaria o por encontrarse ingresados o aislados, al igual que las madres podrán prorrogar sus licencias no retribuidas y se seguirá potenciando el trabajo a distancia, mientras que no se permitirá la entrada a las instituciones de personas con síntomas respiratorios.

En cuanto a los servicios jurídicos, estos vuelven a ser ofrecidos, incluyendo la formalización de los matrimonios y los procesos penales urgentes o de impacto social serán los primeros en llevarse a cabo.

En resumen, esta primera fase es un pequeño paso hacia el futuro sin COVID-19, y tiene muchas restricciones porque el país no puede permitirse un rebrote de grandes proporciones ya que, por suerte, el primer paso de la enfermedad por la Isla sucedió dentro de los mejores pronósticos y la apuesta ahora es por no regresar a la crisis.

Imágenes Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *