La juventud y las mujeres, valientes de la batalla contra la COVID-19

Un joven médico a punto de ser especialista que vivió la tensión de la Zona Roja y los equipos de psiquiatría y psicología del Hospital Militar Mario Muñoz de Matanzas fueron los invitados, este lunes, a la hora de los plausos, del programa de Radio Rebelde y Cubadebate, La luz de la memoria en Zona Roja.

Jesús Javier Sánchez Mata a los 25 años de edad cursa su último año como residente de la especialidad de Urología. A pesar de haber padecido recientemente dengue y como consecuencia una hepatitis decidió, al reincorporarse a su trabajo en el Hospital Salvador Allende (La Covadonga), entrar a Zona Roja. La conductora del espacio Arleen Rodríguez Derivet indagó por sus motivaciones.

“Es la pasión por la medicina”. De eso sabe sin dudas. Su madre es clínica y su padre, urólogo del Instituto de Nefrología. Curar es en su familia una condición distintiva. Aunque creció viendo a su padre dedicado a la Urología, desde el inicio de la carrera se interesó por esta especialidad.

Cuando el Dr. Jesús Javier inició su período de 14 días en Zona Roja apenas tenía en su sala 2 pacientes pero esa calma fue el preludio de lo que vino después.

“Coincidió con los eventos de transmisión local de La Época y los Laboratorios AICA. Mi sala que era de 14 camas se llenó, en cuestión de 2 o 3 días”.

En tal sentido el joven galeno insistió en que la población no debe disminuir el cumplimiento de las medidas higiénicas y el distanciamiento físico aunque se reporten pocos casos.

En sus dos horas de diálogo ameno y familiar, La Luz de la memoria, en Zona Roja visitó Matanzas.

Dayamí Gálvez Escobar, psicóloga del Hospital Militar Mario Muñoz de este territorio comentó cómo trabajó sin prejuicios donde hizo falta a pesar de su rango profesional.

“Se reajustaron todos los trabajadores. Me correspondió primero colaborar en el comedor y luego en el pantry del área de descanso de los médicos que atienden a sospechosos”.

La familia de Dayamí ha tenido una actitud digna de estos tiempos. El esposo cocinero del Hotel Palma Real en Varadero se incorporó a la elaboración de alimentos en el centro donde se atendieron los casos confirmados de la COVID-19 en Matanzas, su nombre es Oscar Hernández Acosta. “También mi hijo que cursa el segundo año de Enfermería insistió en sumarse a las labores en el centro, hablé con los directivos y estuvo varios días, ayudándome”.

La psiquiatra Dayamila Rodríguez Fernández se refirió en su intervención a cómo se ha tratado la salud mental de personal asistencial.

“Hemos realizado una serie de estudios relacionados con los profesionales, en dos etapas, la primera durante el trabajo en Zona Roja y la otra etapa mientras descansan en aislamiento. Además realizamos estudios a través de cuestionarios a los pacientes que estaban en Zona Roja, que pudieran colaborar, llenado un test que se aplicó. Eso nos va a ayudar a realizar estudios posteriores que podemos desarrollar en la institución”.

Este viernes La luz de la Memoria, en Zona Roja regresará a las 9 de la noche para contar las historias de hombre y mujeres que combaten la COVID-19 desde el epicentro de todos los peligros.

Puede escuchar aquí el reporte radial desde el canal Teveo.

Imágenes Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *